septiembre 26, 2020

CEFORVIG

Academia de Vigilancia Ceforvig Ltda

COMO USAR EL DEA – (DESFIBRILADOR EXTERNO AUTOMÁTICO)

El desfibrilador externo automático o DEA, es un dispositivo capaz de aplicar una descarga eléctrica controlada sobre el tórax de una persona que ha sufrido una paro cardíaco.

Los problemas del corazón tienen que ver con la fibrilación ventricular, que se caracteriza por un ritmo cardiaco anormal que puede llegar a ser fatal. El uso de aparatos de desfibrilación externa semi automáticos están diseñados para reanimar al paciente tras el infarto, aplicando para ello una descarga eléctrica al corazón que le permite retomar su pulso normal. En la actualidad, la desfibrilación es la única técnica realmente eficaz para solucionar una fibrilación ventricular.

Existen dos tipos, el desfibrilador interno automático o desfibrilador automático implantable y el desfibrilador externo en su versión automática y semi automática.

La diferencia principal entre un desfibrilador externo automático (DEA) y uno semi automático radica en que cuando analizan a la víctima y aconsejan una descarga, el semi automático propone pulsar el botón por el reanimador y el segundo descarga automáticamente en una secuencia de 10 segundos. Nuestro consejo es usar el desfibrilador externo semi automático en entornos públicos con personal no sanitario ya que garantiza la zona segura con más eficiencia. Hay que recordar que nadie debe tocar a la víctima en el momento de la descarga.

CÓMO USAR UN DESFIBRILADOR

Estos son los pasos a seguir para usar un desfibrilador:

  1. Compruebe que se trata de una paro cardíaco. Antes de usar un DEA, debe comprobar bien si es paro cardiaco. Tendrá que hacer RCP si ve que la persona no tiene pulso o no respira.
  2. Intente despertar a la persona. Es importante que compruebe que realmente está mal (por si se ha quedado dormida).
  3. Llame al NUSE 123 para que los profesionales puedan acudir a dónde te encuentra con todo el equipo médico necesario. No se ponga nervioso e informe lo que está ocurriendo.
  4. Realice RCP.
    1. 30 compresiones cardíacas y luego 2 respiraciones boca a boca (por cada 30 compresiones).
    2. 100 compresiones cardíacas por minuto. Nunca más de 125.
  5. Use un DEA.
    1. Compruebe que la persona está 100% seca, es muy importante.
    2. Luego enciende el DEA.
    3. Deje el pecho al descubierto.
    4. Coloque los parches en el pecho.
    5. Realice el análisis con el DEA.
    6. En el caso de ser necesario, aplique una descarga eléctrica a la víctima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *